Hoy como ayer y como cada amanecer.

En mis recuerdos vuelves a aparecer.

Recuerdos que en mi se quedaron grabados

Y que por más que lo intento, no logro borrarlos.

O tal vez…me niego a olvidarlos.

 

Y como los voy a olvidar

si cuando los viví

fueron lo más hermoso que pude obtener de ti.

No sé cuantas veces tus ojos fueron mi espejo.

Lo único que sé es que me encantaba mirarme en ellos,

acurrucarme en tu pecho y escuchar el latido de tu corazón,

Sentir tu tibio aliento en mi pelo

fue muchas veces…mi más bello sueño.

 

¡Contigo me sentía viva, me sentía mujer,

me sentí deseada, incluso hasta guapa!

Sabes, muchas veces me pregunto.

¿Por qué  contigo siento que no soy yo?

Tú me hiciste sentir diferente,

me enseñaste a entregarme sin temor,

a sentir tus caricias y ahogarme en tu pasión.

En mi piel esta tatuado cada beso,

cada caricia,…cada momento.

 

Y creo que no es que no pueda olvidarte,

¡más bien me niego hacerlo!

Porque te aseguro, de mi alma no te quiero arrancar

y si borro todo lo que contigo viví

sería negar que contigo el cielo aprendí a tocar.

Y a pesar de que recordarte para mi hoy es un suplico,

saber que no estarás nunca más conmigo

es conocer el  más oscuro momento.

Prefiero mantenerte vivo en mis recuerdos,

que olvidar que contigo…aprendí a tocar el cielo.

 

Y en este momento tal vez

cada letra vaya acompañada de una lágrima llena de dolor,

de soledad, incluso con un sollozo lleno de rencor     

y con la impotencia

de no poder decirte lo que estoy sintiendo.

Pero, ya pasará y en algún despertar a mi mente no vendrás.

No sé cuándo será, pero mientras

en mi corazón y en mi alma tatuado seguirás.

Serás un tatuaje que jamás de mi vida…podré borrar.

 

~*~C.V~*~

Maria C Valdéz.

All Rights Reserved.

10/1/16z